DataWeb Hosting :: Alojamiento Web en Argentina

Hospedaje para su sitio web sobre plataformas Linux y Windows. Web hosting desde 7 AR$. Atención personalizada y servicio especial para blogs. No esperes más: obtené tu lugar en internet.

21 de septiembre de 2008

Images duarum campanarum

Ilustrando un poco uno de mis últimos posts, algún material sobre las bífidas empresas que golpean las dos campanas.

Uni-lever, dual-effect

Dove y la belleza real:



Axe y la belleza ¿mágica?:



Foxy Bell

Creo que los screenshots de las páginas principales del sitio de FX y FoxLife hablan por sí solos.

 
 

20 de septiembre de 2008

Ilustraciones de Gaby

Gracias a la peste de Facebook (AKA fancy-web2.0-site para encontrarse con gente, donde está absolutamente todo el mundo, pero que una vez que terminaste de agregar a todos tus amigos te das cuenta de que no hay nada para hacer), volví a hablar con Gaby Franca, una compañera del primario, que como todos debimos imaginar devino diseñadora gráfica.

Dejo el link de su blog donde tiene algunas de sus ilustraciones que están muy buenas: http://gabillustration.blogspot.com/

JA! y ahora viéndolo con más detenimiento me doy cuenta que en el header de su blog, en la pared, aparece la firma de El Barto. Jajaja! Qué bueno!

16 de septiembre de 2008

Oprimido entre dos campanas

Hace algún tiempo que tengo la sensación de encontrarme oprimido entre dos campanas. No creo ser el único. Seguramente tampoco sea el primero en quejarme.

Tocando las campanas del capital

Creo que a todos resultará claro que el capital es amoral. El capital, como relación social de explotación económica y como medio material para la producción de mercancías no tiene moral. Como elemento material, el dinero, los medios de producción, no tienen moral. Son objetos. Como relación social tampoco. No sigue más razón que su autorreproducción y su propia ampliación. El capitalista puede tener su propia moral, pero pensar que el capital en sí mismo la tiene sería ridículo y fetichista. Una persona, como dueña de los medios de producción, puede tener su propia moralidad, pero en última instancia, al observar el desarrollo del capital como un todo, lo que prima es la necesidad de su reproducción, y allí quedará en el capitalista particular decidir si cede a esa "necesidad última" o si se aparta del camino.

Esto no es ninguna novedad. No busco ningún reconocimiento de originalidad, no soy portador de una verdad revelada, ni debe ésto sorprender a nadie. Pero debemos estar atentos, porque a veces la realidad puede resultar confusa.

A menudo vemos que el capital disfruta de tocar las dos campanas, con el mero objetivo de reproducirse y ampliarse. Es moneda corriente que una empresa se pare de ambos lados del río y sople fuerte para beneficiarse del naufragio.

Los casos son muchos.

Un perfume burlón

Un caso casi paradigmático que varios han denunciado es el caso de Unilever. Unilever es la firma que, entre otras muchas marcas, es dueña de Axe y Dove. Las dos campanas del sexismo.

De un lado, Axe nos aburre hasta límites insospechados con un burdo machismo, mostrando cómo las más increibles mujeres se vuelven a los pies de todos aquellos perdedores que usan sus desodorantes o jabones. Usar otro jabón es de mujer, y la única clave del éxito es usar Axe. El desodorante garantiza el sometimiento del sexo opuesto, cuyo único objetivo en la vida pasa a ser complacer al portador del aroma epifánico.

Del otro lado, Dove, como el policía bueno de esta historia, aboga por la belleza real. Rechaza los estereotipos de las preciosas modelos que nos venden todos los otros productos de belleza, juntan a un montón de "mujeres comunes", de esas que se preocupan más por los productos de belleza, y que los pagan (nada de canjes por la belleza real), y las ponen en la tele y la calle para que las veamos. ¡Qué sorpresa! ¡Las mujeres comunes, de esas de las que uno se enamora a diario y esas que uno ve por la calle, son lindas también! Ni hablar si le ponés un poquito de photoshop, ¿qué más podés pedir?. Pero más allá de que las mujeres puedan ser lindas: ¡vende! Le vende a las "mujeres comunes", que salen a defender a la marca que habló por ellas, que le dio la voz que nadie las había dado antes, que se preocupó por algo que nadie se preocupada. Pero... ¿y los movimientos feministas? No, no importa, porque estas salen en la tele. Además las otras son todas lesbianas. Nosotras queremos que se nos respeten algunos de nuestros derechos, pero tampoco tanto.

Civilización o barbarie, las dos campanas más antiguas de la iglesia

Hasta hace poco había dos campanas cuyo constante repiqueteo marcaban el ritmo de nuestros días. Casi como en aquel monasterio italiano del siglo XIII que retratara Umberto Eco en El Nombre de la Rosa, hasta hace unos meses las campanas de los medios de comunicación marcaban nuestra agenda litúrgica con los discursos de Cristina y De Angeli.

En unos pocos meses, la escalada conflictiva en el campo argentino, llevó al surgimiento de un nuevo "ismo", como aquellos del primer tercio del siglo XX: el ruralismo. Rápidamente, esa nueva vanguardia copó nuestras pantallas y tabloides, y nuevamente nos vimos atrapados entre dos polos. Dos viejos conocidos: el campo y la ciudad.

De repente, por más que algunos intentaran matizarlo, el país estaba dividido en dos y sólo dos partes. Los que apoyaban al campo y los que apoyaban al gobierno. Blanco y negro. Todos los matizes y los intentos de salir de esa dicotomía eran en vano, caían en el inconmensurable silencio de la indiferencia mediática. Silencio absolutamente rentable.

Miren si habrían sido en vano los intentos de superar la dicotomía que ésta arrastró a gran parte de la izquierda al lado de la Sociedad Rural. Así como en circunstancias mucho más terribles el PC se viera arrastrado por el antiperonismo a apoyar a la dictadura, esta nueva dicotomía arrastró con su gorilaje al MST, el PCR y el MIJD al lado de la SRA. Y prácticamente por oposición dejó al PO al lado del peronismo. No había forma de salir de esa falsa dialéctica que no hacía más que encubrir el verdadero eje del conflicto social.

Y una vez más (¿qué mejor oportunidad?), vemos a una gran empresa que se disfraza de diablo y de angelito. Esta es un poco más dificil de comprobar, pero los rumores son bastante fuertes con respecto a que Página/12 es manejado por el Grupo Clarín, dueño de Papel Prensa (junto con La Nación y el Estado Nacional), que brinda el papel para la impresión del 95% de los diarios del país.

Hace un tiempo ya, pero durante la época del más álgido conflicto esto se hizo más que evidente, cada uno de estos diarios tomó un lado en el conflicto. Clarín sacó a relucir su más tradicional vestimenta de gorila, mientras que Página/12 hacía gala de sus afamadas inclinaciones progresistas por el gobierno nacional y popular.

Con burda obviedad, cada esquina del cuadrilátero arrojaba los más previsibles comentarios sobre un combate que tenía como árbitro titiristesco al pueblo argentino. Y debo decir que el conflicto fue muy interesante, y con agrado asistí a discusiones muy enriquecedoras en ámbitos donde éstas eran poco frecuentadas. Pero aún así primó la dicotomía idiotizante.

Y la dicotomía vendió, porque entre tanto conflicto estabamos todos muy atentos y la única forma de enterarse lo que pasaba en las distintas partes del país era a través de los medios. Así que por más progre, descreido, escéptico, revolucionario que uno fuera, se tenía que comer al imbecil de Julio Bazán que te cuenta cada historia tratando de meterle poesía.

Los dos lados del canal. El canal de los dos lados.

Y "lo del campo" no fue ni la primera ni la única vez en que un medio de comunicación juega a dos puntas, para comerse el fideito como La Dama y el Vagabundo.

De un tiempo a esta parte, a los canales de cable se les dió por cantar la misma canción que Unilever. Con la originalidad de colgarse de la primera desigualdad humana, más de un canal se mandó a tocar las dos campanas del sexismo. Una vez más, en un tono simpático y cómplice, resonaban los versos de una vieja dualidad facilmente separable de su costado político.

La cadena FOX, experta en abrir canales a lo loco, inauguró Fox Life y FX. Dos canales separados, uno dedicado a la mujer y el otro al hombre. Abusando absurdamente de los más trillados estereotipos femeninos y masculinos, construyó los públicos de ambas señales.

Fox Life es el canal para la mujer, tal como la entiende la compañía estadounidense en latinoamérica. La típica chica cosmo, pero de otra empresa. La mujer independiente, que disfruta de su sexualidad y aprovecha sus encantos para obtener lo que quiere. Está desilusionada con respecto a los hombres, que "son todos iguales", pero sabe que los necesita, entonces los manipula a su antojo. Hasta aquí una visión de la mujer que en inglés se diría "empowering". Hasta que viendo un poco la programación vemos que esa mujer, tan calculadora, está condenada a ver las series que ya no tienen éxito en Fox (que sigue siendo el canal principal de la cadena), las repeticiones, las series viejas, y algunos programas especialmente producidos para latinoamérica fomentando los mismos estereotipos de la chica cosmo. Y por supuesto: muchos, pero MUCHOS, idiotizantes reality shows!.

Ahh, pero ¿qué pasa con los hombres?. Para nosotros llegó FX, "lo que el hombre quiere". Con la tradicional omnipotencia del capital, la cadena se arrogó el derecho de representar la voluntad de "El Hombre". Y resulta que nuestro único interés es ver mujeres semi-desnudas que se sacan la ropa, por alguna especie de placer idiota que les da que las veamos. La tautología del desnudo. Pero además de someter a las mujeres, a quienes solamente nos gusta mirar, pero con las cuales raramente interactuamos porque estamos tomando cerveza con nuestros amigos, mientras nos codeamos y decimos "jeje, ¡mirá qué tetas que tiene!", también nos gustan las cosas que se rompen. Nos gusta ver películas de acción, sin trama, sin buenas actuaciones y sobre todo sin ningún tipo de reflexión crítica sobre nada, porque nos maravilla ver a los autos explotar y a las armas dispararse. Nos encanta ver competencias donde hombres más grandotes que nosotros se pelean por ver quién levanta más alto un pedazo de hierro, o quién es capaz de hacer pasar su cuerpo por los sufrimientos más ridículos e injustificados. En definitiva, nos gusta ver quién la tiene más grande (sin realmente mirarla, porque eso sería gay y, sobre todo, somos homofóbicos), y ahí se acaba nuestro mundo.

Y yo creo que debe ser así, porque Sony interpretó lo mismo. Estableció una división en su programación entre los lunes de "Mentes peligrosas" (aquellas calculadoras mujeres, que saben lo que quieren y engañarán a todos los hombres que sea necesario para conseguirlo), y los viernes de "Macho que se respeta" (cualquier alusión a la violencia familiar corre por su cuenta, en este caso solamente se trata de "machos" que se definen como tales por ser sucios, haraganes, borrachos, amantes de los deportes, rudos y también homofóbicos). En algún momento quizo hacer lo mismo que Fox con FX, inaugurando AXN, pero finalmente el canal derivó en otra cosa y se hizo fuerte pasando Lost.

¿Y yo qué pito toco?

Y claro , en este contexto donde a tantos les gusta tocar las dos campanas, los del medio quedamos aturdidos. Tanto jugar a dos puntas, es imposible seguir el partido.

Volviendo al principio. Esto no es algo nuevo, no es una verdad revelada, no creo estar sorprendiendo a nadie con mis comentarios. Pero es que me resulta verdaderamente angustiante sentir que me toman de pelotudo de esta forma. Esto dista mucho de ser una cuestión personal, pero por Dios, ¡los que estamos en el medio sí somos personas!

Uno prende la televisión y lo único que ve son 20 sabores distintos de bailando por un sueño. Es peor que un partido de fútbol de esos que, al menos en una época, uno los podía escuchar relatados y comentados por Niembro y Clos o por Macaya y Araujo. Ahora podemos ver "Bailando por un Sueño" comentado por Canosa, Rial, TVR, CQC, RSM o Santo Biasati.

¿Estamos viviendo el otoño del menemismo? La televisión de los noventas era una cagada, pero compuesta de distintos tipos de mierda. La televisión de aire de hoy es literalmente TODO LA MISMA MIERDA.

Y como con las dos campanas, uno siempre en el medio.

No sé si soy yo, si es la limadura de haberme estado peleando dos horas con un .htaccess, o la idea de que tengo un parcial de latín la semana que viene y no tengo ni puta idea de nada, pero me da por el quinto forro del orto sentarme a ver la tele y sentir que me siguen tomando de pelotudo. De que se me ponen de los dos lados, jugando al policía bueno y al policía malo, y piensan que no me doy cuenta.

En fin. Se hizo bastante más largo de lo que tenía pensado, pero eran varias cosas las que quería decir. Espero que alguien lo lea hasta el final y por lo menos se digne a mandarme a la mierda.

14 de septiembre de 2008

MOAR

A veces nada es suficiente.

We just want moar!



tits or gtfo!

Buenas posiciones

Últimamente estoy revisando bastante Google Analytics, siguiendo el (poco) movimiento de este sitio y de otros como el de la empresa de hosting, retomando un poco algunas cositas de SEO que hace un par de años que no hacía.

Este sitio tiene bastante poco tráfico. Los amigos (que no son un millón) pasan de vez en cuando y tengo un volumen (bajo pero constante) de entradas a través de Google. Hasta ahora la mayoría entraban por el artículo sobre frases románticas geeks, otros por el de Carlo Guinzburg o la discusión sobre AC/DC.

Hoy encontré una linda cantidad de visitantes que entraron ayer gracias a que la imagen que hice el año pasado para el día del programador, aparece en primer lugar en la búsqueda de imágenes de Google al poner "día del programador".


No es la gran cosa, pero quizás lo más cercano al éxito que pueda tener este humilde blog de desvaríos personales.

Por estas razón también puse algunos discretos anuncios de AdSense como para que quienes disfruten del contenido de este blog, puedan "contribuir" con un simple click.

12 de septiembre de 2008

Feliz Día del Programador

Hoy un poco más temprano que la última vez, y como excusa para meter algo en este blog que tan postergado tengo, le deseo un felíz día a todos los programadores.

Ya lo expliqué la vez anterior, pero la fecha se debe a que es el día 256 del año (el año pasado fue el 13/09, pero como este año es bisiesto cayó hoy).